martes, 16 de septiembre de 2014

EL ZORRO Y EL PRINCIPITO







¿Conocéis al Principito?
Sí verdad, la imagen os suena. Vamos a ver un ejemplo de la ilusión del principito por descubrir cosas importantes en la vida como la alegría, el juego, la amistad.








Entonces apareció el zorro:
—¡Buenos días! —dijo el zorro.
—¡Buenos días! —respondió cortésmente el principito que se volvió pero no vio nada.
—Estoy aquí, bajo el manzano —dijo la voz.
—¿Quién eres tú? —preguntó el principito—. ¡Qué bonito eres!
—Soy un zorro —dijo el zorro.
—Ven a jugar conmigo —le propuso el principito—, ¡estoy tan triste!
—No puedo jugar contigo —dijo el zorro—, no estoy domesticado.
-       Busco amigos. ¿Qué significa "domesticar"? —volvió a preguntar el
principito.
—Es una cosa ya olvidada —dijo el zorro—, significa "crear vínculos... "
—¿Crear vínculos?
—Efectivamente, verás —dijo el zorro—. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo...

Yo no he encontrado muchos sitios donde mejor se defina con palabras ideas y emociones como amistad, alegría, tristeza. ¿Os habíais parado a pensar en ello? ¿Cómo superar la tristeza?¿Que es la amistad? ¿Verdad que en este cuento se explica muy bien?
La actitud y el ánimo del principito va a ser también el ánimo que os queremos contagiar en nuestro blog, os propondremos actividades para que os lancéis a la aventura encontrar el sentido de las cosas que mueven nuestras emociones, como hace el principito con el corazón, ya que lo esencial es invisible a los ojos .




No hay comentarios:

Publicar un comentario