miércoles, 27 de mayo de 2015

Para PADRES: ¡LLEGA EL FINAL!

¡Llega ya el final!
Hemos planteado 26 actividades para vuestros hijos, y lo cierto es que lo hemos hecho con una grandísima ilusión. Ya sólo por eso, el balance es muy positivo. 
Conforme hemos avanzado en el desarrollo de actividades nos hemos dado cuenta de las posibilidades y múltiples caminos para trabajar la inteligencia emocional. Acabamos el curso cargados de ideas, proyectos y opciones para continuar. Y como no, pensando en las satisfacciones que quedan por llegar.

No vamos a negar nuestras inquietudes sobre cómo abordar a través de internet un ámbito eminentemente práctico, en el que el enfoque principal de trabajo debiera de ser la realidad de las relaciones del día a día.
Cuando vuestros hijos están leyendo las actividades y comprendiendo los conceptos personales y sociales que aquí se proponen, principalmente están trabajando más a nivel de un proceso o procesamiento “racional” que emocional, aunque hemos planteado actividades con implicación emocional como la compasión del terremoto de Nepal, o la empatía con el chico que fue expulsado de Master chef. ¿Se pueden trabajar las emociones desde un enfoque racional? La pregunta es difícil de contestar, eminentemente razón y emoción no son compartimentos estancos, pero si tienen cada uno sus procesos.
Yo cambiaría el discurso por ¿es beneficioso conocer  aspectos sobre las emociones,  relaciones y otros temas emocionales, para aumentar nuestra inteligencia emocional práctica? Definitivamente sí. Los conocimientos y “prácticas sobre el papel” pueden fomentar habilidades personales e interpersonales. Es decir creemos que con este enfoque nuestros alumnos e hijos serán más competentes. Vosotros seréis más testigos de ello que nosotros.
Como todo en la vida, todos los enfoques son complementarios, indudablemente nuestro taller va a aportar algo, poco o mucho, que luego se verá complementado con vuestra influencia educativa, la de sus profesores y con el desenvolvimiento diario en los conflictos que todos padecemos.

Hemos visto que para ello primero os tendríamos que  “enganchar” a las familias  a través de un enfoque divulgativo y motivador.
Lo que hemos querido es dar poder, dar impacto emocional a nuestro enfoque, es decir  que llegue.  Para eso hemos creído fundamental que las actividades y recursos fueran motivadores.
Si lo que planteamos “no mueve nuestras neuronas” su  influencia es muy pobre, y para ello creemos que hay que saber comunicar las cosas, difundirlas, ser muy didáctico. A la vez tiene que ser atractivo, gustar.

Hoy en día nuestros hijos ven de todo en internet. Pensamos que es una labor de elegir temas sugerentes, que conecten con su realidad personal y social. Les hemos propuesto utilizar los medios que ellos utilizan como youtube, empleando elementos muy motivadores como películas, videos.
También hemos incidido en que se vea un resultado final concreto, tangible, es decir, que creen cosas: dibujos, abanicos…, esto está también relacionado con su faceta creativa. Apostamos por la creatividad como herramienta potente para motivar, involucrar y dar refuerzo. Por ello hemos tratado de promover esa parte, más conectada al mundo emocional de nuestros hijos de lo que parece.
Hoy en día lo divulgativo emociona, los contenidos relacionados con nuestro mundo emocional interesan no solo a nuestros hijos, a todos. En publicidad, en el ámbito de la comunicación, etc... se busca la emoción, emocionar, porque está demostrado que es la faceta más importante para llegar a las personas.
Nosotros también hemos buscado eso con videos, con poesías, con imágenes. El arte es otro elemento fundamental, porque también es emoción. Todo esto es lo “que llega” actualmente, y en lo que nos tenemos que basar, para que vuestros hijos sigan teniendo interés en el taller aunque, por otros medios,  estén sobrecargados de estímulos o contenidos.
 




No hay comentarios:

Publicar un comentario